Friday, Aug. 19, 2022

Trabia, la última villa perdida

Written By:

|

29 Ene ’14

|

Posted In:

Trabia, la última villa perdida

Recientemente traíamos al escaparate de El Agitador el poblado de Trabia a raíz de la fecha en la que se reconquistó el lugar. El reportaje tuvo una gran acogida porque, aunque el tiempo va erosionando la memoria colectiva, y por mucho que los caspolinos hace siglos que no escuchamos a través de nuestros mayores historias sobre el lugar, Trabia sigue viva. De hecho, continuamos recordando a la villa a través de iniciativas que ya provienen del siglo XX. Sonaron las canciones de la Orquesta Trabia, hubo quien degustó el Licor de Trabia de las Destilerías Piera o incluso se construyó un Pasaje Trabia entre las calles Conde de Guadalhorce y Primo de Rivera. Y más recientemente, ya en el siglo XXI, hubo un mega proyecto urbanístico fallido que fue bautizado como Trabia Nova. 

Trabia es un lugar especial, misterioso, ¿Cómo y cuándo fue su final? Solo un puñado de legajos medievales nos permiten conocer con certeza algunos datos sobre la última villa cercana a Caspe que, con entidad jurídica propia, sucumbió ante la modernidad.

Aunque las referencias más sólidas en torno a la datación del lugar de Trabia no van más allá de la Edad Media, otras fuentes sitúan la antigüedad del lugar mucho más atrás. En su Panorama Histórico Arqueológico de Caspe en el Bajo Aragón (2004, pp. 138-139) Manuel Pellicer nos decía que

«la villa bien pudo ser prerromana (…) Trabia, Traves, Trebes o Treba es un topónimo céltico, prerromano, con el significado de aldea (…)» 

travia 018

Trabia. Parte elevada sobre la que se encuentra el «Castillo». Al fondo, el Ebro.

El texto más impactante -e imposible de contrastar- que podemos leer sobre el lugar, procede de los Anales de Caspe que fueron escritos en origen por Mariano Valimaña en el siglo XIX (editados en 1988 por el Grupo Cultural Caspolino), quien nos deja algunos párrafos (pp. 26-27 y 41) como

«Esta ciudad pues, hizo gran resistencia  a los romanos, sufrió su sitio seis meses, y tomada por último a la fuerza, fue saqueada, destruida y quemada (…)»

El religioso Valimaña aseguraba también que en la ciudad llegó a acuñarse moneda. Incluso unas páginas después, se refiere a un mandato del Arzobispo de Zaragoza quien, en una fecha indeterminada, habría dispuesto que

«Los vecinos de Trabes trasladados a Caspe por la guerra cumplirán en esta Parroquia los Aniversarios de la suya»

Como ya sabemos a través del artículo de J.M Arcal que recuperamos hace un par de semanas, (http://www.bajoaragonesa.org/elagitador/donaciones-de-caspe-y-trabia-sobre-las-fechas-de-estos-documentos/), en base a una información que vio la luz por primera vez en el trabajo del mismo autor Caspe Medieval Documentos, del año 2007, la villa fue reconquistada por las tropas de Ramón Berenguer IV en el año 1149, siendo contemporánea a la toma de lugares cercanos como Fraga y Lleida.

Fue la avanzada cristiana frente a Caspe, que, al otro lado del Ebro, continuó en manos musulmanas durante cinco años más. Por aquel entonces Trabia pasó a manos de un tal Pedro de San Vicente, a quien se le recompensó con la donación del lugar por sus servicios en la Reconquista. La villa pasa a ser controlada por San Vicente «con todos sus términos yermos y poblados». Se conservan en el Archivo Histórico Nacional dos traslados (copias) de la donación fechados en en 1269 y 1299. Precisamente en la primera de esas fechas, 1269, la villa, su castillo y términos fueron vendidos a la Orden de San Juan.

De nuevo José Manuel Arcal (Carmen J.Mar) tuvo acceso a un documento de Concordia por el monte de Valdurrios hecha entre Fraga y Caspe el 2 de noviembre de 1438, donde se dice

«Primeramente como parte del termino de Casp enta la vuega que es entre fraga et burjaraloz entro a la sierra que parte las aguas vesantes en la balsedenosa et baldedera et de alli sierra a sierra como parte las aguas vesantes entro al camino que va de peñalua a la barqua de trabas«.

El último dato documental que por el momento se conoce de la villa proviene del siglo XV. Así, sabemos que el lugar estuvo habitado al menos hasta 1440; también del AHN procede el documento que instituye al Justicia de la villa: Jayme Quartal, vecino de Caspe.

El dato es relevante. Trabia habría sobrevivido a las importantes crisis de mediados del siglo XIV, momento en el que un buen número de poblados diseminados por toda la geografía europea sucumbieron.

Hemos dejado para el final un curioso detalle: Trabia tuvo su propio «castillo» por exigencia real. Así, a Pedro de San Vicente se le pidió que

«hagas fortificación, a saber, castillo, en la predicha Trabia o en sus términos, donde mejor pudieses y mejor vieses, y tengas el mismo castillo de Trabia con todos sus términos tú y tus hijos y toda generación y descendencia tuya para siempre»

Quizá los restos del castillo correspondan a la ruina de una edificación elevada (si estamos en lo cierto y se trata de ese edificio, más bien sería, más que un castillo, una pequeña torre de vigilancia) que se ve sobre los cimientos del poblado y que les ofrecemos en las imágenes.

Les invitamos a que se desplacen hasta el lugar. Trabia se encuentra en el Soto del Peladillo, más o menos frente al Caming Lake Caspe. Para acceder a ella es casi más fácil hacerlo con una barca desde el Ebro que en coche desde el camino de Valdurrios (está a una distancia considerable de Caspe y no es fácil encontrar el lugar exacto). Eso mismo debieron hacer los ¿trabienses? durante la Edad Media para desplazarse hasta Caspe: cruzar el Ebro (al menos una barca de cierta entidad había en el lugar, pues como hemos visto es citada en la documentación bajomedieval) evitando así tener que dar una vuelta mucho mayor.

Si llegan hasta allí, podrán ver con sus propios ojos algunas de las imágenes que aquí les mostramos. Tendrán la oportunidad de comprobar por ustedes mismos que aquellos habitantes medievales disfrutaron de un entorno privilegiado junto a naturaleza y aguas del río Ebro. Deténganse por unos segundos y piensen que lo que queda del poblado no son solo un puñado de piedras entre matojos. Trabia es un lugar con mucha historia.

Amadeo Barceló

travia 004

Restos de edificaciones en la zona del antiguo poblado

 

travia 022

Edificio que, a la vista de la traza de sus primeras hileras de piedra (en la base), bien podría corresponder al «Castillo de Trabia» citado en la documentación medieval

Fuentes documentales:

AHN OOMM., Carpeta 605, nº 8; leg. 236, nº 14.

AHN OOMM Carpeta 606, nº 27; leg. 244, nº 12.

AHN OOMM Carpeta 605, nº 9; leg. 236. nº 15.

Share This Article

Related News

«¿Por qué te vas?» en abierto
La historia de Jacinto Suñer
Al avión o al paredón: Juan Chacón, soldado en la Batalla de Caspe

About Author

Amadeo Barceló

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies